Oh Jackie

Recientemente re-descubierta grabación del concierto para violonchelo y orquesta por excelencia, tocado por este monstruo del tiro con arco. Cortemos por un rato con las putas series y las malditas notificaciones del movil para disfrutar de esto.

Anuncios
Publicado en mi casa | Deja un comentario

Where are you, little star?

Gde ty, zvjozdochka, akh, gde ty, jasnaja?
Il’ zatmilasja tuchej mrachnoju?
Gde ty, devica, gde ty, krasnaja?
Il’ pokinula druga milogo?
I ja s goresti, so ljutoj toski,
Pojdu vo pole, pole chistoje,
Ne uvizhu li jasnoj zvezdochki,
Ja ne vstrechu li krasnoj devicy?
Tucha chjornaja skryla zvjozdochku,
Zemlja khladnaja vzjala devicu.

Where are you, little star, oh where are you, my bright one?
Have you gone behind a gloomy cloud?
Where are you, fair maiden, where are you, my fair one?
Have you forsaken your beloved?
And so with woe and cruel pain,
I shall go out into the field, the open field,
Will I not see there my little bright star?
Will I not encounter there my fair young maid?
A black cloud has hidden my little star,
The cold earth has taken my fair maid.

Mussorgsky compuso esta canción brutal con tan solo 18 añitos, la edad del amor. Boris Christoff es el gran bajo, y nadie canta como él. Los Rusos de ahora que pululan por Europa son horribles, a todos nos dan miedo y grima (sus músculos, sus coches, sus miradas machistas, sus venenos sofisticadísimos), pero sus artistas llegaron a la luna antes que ningún Neil Armstrong (me refiero a la luna de dentro, no a la de fuera.) Brutal cuando dice al final “Zemljaaaaaa khladnajaaa”. La de veces que me he puesto ese trozo en loop “La fríaaaaaa tierraaaa…”.

Publicado en mi casa

Chicas

Chicas = Age of Empires. Quedar con una significa acabar jugando al ordenador, arrasando civilizaciones con atajos de teclado que me dan recursos infinitos. Esto es un cuadro. Las ultimas cuatro cancelaron apenas horas antes de vernos dejándome sumido en un sumidero. Marcas en rojo un día y una hora, es un acontecimiento del que das cuenta a familia y amigos. Has quedado con una chica! Pero a ellas siempre les surge algo imprevisto apenas horas antes. Tu gozo en un pozo digital. Ya van cuatro seguidas igual. No tienen compasión. Civilizaciones enteras arrasadas por su falta de empatía. 

A pesar de mis abdominales, mi pisito en el centro de Berlín, a pesar de que aún tengo pelo… no me como un colín. 

Pero no me pienso quedar parado. Pagué 50€ por un mes como usuario Premium Gold Plus de esa app de contactos. Le dedico cada día media hora mínimo. Ayer me vi un tutorial de cómo conseguir más likes y abrir conversación (nunca empieces con un “hola!”, “hey” o “qué tal”.) Patético. Ah sí! Y el tango! Claro que se liga en el tango… aunque allí las chicas dan miedo. Todos estamos del ala, pero los tangueros y tangueras aún más. La última fue una terapeuta de tantra sexual que no te daba ni un abrazo la hija puta. Eso por no mencionar la cantidad de prejuicios y bloqueos que tenía con el sexo. En casa de herrero, cuchillo de palo. 

La tía me invitó a unas orgías, “sex positive spaces” que es como lo llaman. Aquí en Berlín hay mucho de eso. Pero eché un vistazo y vi que no era lo mío. Cualquier cosa con el apéndice “positive” me da mal rollo… capuchas de color morado acabadas en punta, atrapasueños, pentetrante olor a incienso y besos de tofu. No puedor. Prefiero aniquilar civilizaciones usando atajos de teclado en el Age of Empires y matarme a pajas con viejos vídeos porno cuyos gemidos me sé cómo los diálogos de tu película favorita. 

Lo reconozco. Estoy desesperado. Y no es ya por echar un polvo. Me muero por abrazar a una preciosidad viendo juntos una de superhéroes en la camita. Si no llega pronto, fabricaré una guillotina tamaño real siguiendo indicaciones de wikipedia, y me cortaré la cabeza. Lo juro. 

Mi ánimo está por los suelos. Sin chica no soy nada. Supongo que pasarme los días leyendo a Nietzsche mientras suena Tristán e Isolda, tocando a Bach y Rameau en mi clave y leyendo las noticias en el móvil no ayuda a subir el animo (aderezado todo ello con porno duro antes de dormir y Age of Empires en las horas muertas.) Pero no sé cómo hacer. Las horas muertas yacen por doquier, son cadáveres que tardan semanas en descomponerse. Mi edad me pregunta cada día “Cuándo llegamos? Cuándo llegamos?” igual que un crío cansino. Y el premio de estar trabajando en lo que me gusta, me sabe amargo como una cena de gala a la que asiste uno solo. 

Lo tengo todo, pero sin chica me sabe a nada. Where are you little star? Si me quisieras y me cuidaras sería capaz de renunciar a Bach. Podría incluso volver a comer animales maltratados y tristes. Renunciaría a construir mi guillotina tamaño real y dejaría de aniquilar civilizaciones en clara desventaja. Sería capaz de cambiar a Nietzsche por bestsellers y de escuchar a Riahna o a lo que tú quisieras en vez de a Wagner. Pondría final a mis principios y empezaríamos juntos unos nuevos. Borraría esta web. Dejaría el violonchelo o el tango. Abandonaría Berlín. Pillaría un trabajo decente y normal. Lo único que no podría darte es un hijo ni podría dejar de hacer el amor cada noche. 

Puede que suene cachondo, pero lo cierto es que estoy sufriendo como un perro chino. Y mi único consuelo es escribirlo en un blog que solo leen mis ex-novias para cotillear cómo me va. ¿Es o no es para fabricarse una guillotina tamaño natural? 

Publicado en mi casa | 1 Comentario

El imperio contraataca 

El día de la reunificación Alemana (la caída del muro) se celebra cada año en una ciudad diferente, este año toca en Berlín. Me han propuesto para componer una pieza de 5 min. sobre la efemérides y tocarla allí en el Bürgeramt frente a Merkel y compañía. Como se nota que me estoy haciendo mayor joder. Si viviera en la antigüedad sería como ser Músico de la Corte. Si esto fuera la guerra de las galaxias, fijo que un día acabaría tocando para Darth Vader disfrazado de Pictoplasma. Y yo que de mayor quería ser artista de los de verdad coño.  

Publicado en mi casa

Olé por Nike

Blak pawa!!

Publicado en mi casa

La polilla se dirige hipnotizada contra la bombilla. Una y otra vez choca contra ella, abrasando sus alas y perdiendo el rumbo. Busca obsesivamente algo que allí no se encuentra, exponiéndose así a toda clase de predadores. No ha tenido tiempo de evolucionar desde la aparición de la luz eléctrica para no confundirla con la luna. Yo revoloteo igual frente a la pantalla de mi móvil. Mi voluntad inerte. Mis ansias al máximo. Su luz hipnotizándome y prometiéndome el maná de la comunicación. Quizá el amor. Recorro las 4,7 pulgadas de mi pantalla igual que un preso que recorre miles de veces los tres metros de su celda. Mi pulgar purga cada pulgada. ¡Pequeño rectángulo del ansia que prometes ser una ventana al mundo, un mundo multitouch en alta definición! Pero cuando intento asomarme a él, choco con los barrotes y descubro una cárcel cuya batería me afano en recargar y cuyo sistema operativo tengo que actualizar. Recibo cada notificación con la misma euforia que un preso sus cartas. La hora del patio son esos putos likes que llegan con cuenta gotas. Luego viene la hora de la ducha, y Facebook deja caer la pastilla del jabón como sin querer, dirige una mirada socarrona a Google que acto seguido te guiña el ojo para que les hagas el favor de recogérsela. Mi capacidad de atención es mi ojete, y me lo habéis petado pero bien y sin vaselina cabrones. 

Cuando tenía 21 saqué la televisión de mi casa. Me sentí orgulloso y poderoso. Lo que no sabía era que años después, un aparato cien veces más pequeño, se iba a meter en mi bolsillo y a resultar cien veces peor que la puta tele. 

Publicado en mi casa

Currando para la Biennale de Amsterdam

Estoy tan feliz. Me van a llevar allí diez días antes para que prepare bien la video instalación. Será una muy buena oportunidad para ser visto, aquello estará en el hall principal todos los días, jejejeje… y en vez de pagar por algo así, me pagan. Claro que sí, llevo años dejándome los ojos currando con vídeo. Renderizar vídeos es parte de los procesos fisiológicos de mi día a día. El vídeo es un elemento principal de mi trabajo desde hace más de una década, al fin alguien me da un poco de cancha coñe.

Por otro lado no paro de jugar y de tratar de establecer nuevas formas de integrar e interactuar las pantallas del violonchelo, estoy tratando de formar un ecosistema propio en el que todo se integre orgánicamente.

Publicado en mi casa

No future va a ser que Yes

2017_NO_FUTURE_YES_0776 ©Jeronimo Alvarez.jpg

¡Ahí está el programa en el festival TNT! Ya es oficial. Existiremos. Naceremos. GRACIAS Pep por confiar en mí una vez más después de tantos años. Erais mi última esperanza.

Después de este periodo de penitencia auto impuesta, vuelvo al ruedo. Supuse que este via crucis de tocar todos estos años en la calle y vivir de las monedas de aquellos a quien tanto despreciaba (el público), obraría en mí el cambio que yo mismo no estaba siendo capaz de hacer. Pero mucho me temo que, o soy demasiado duro, o no hay nada que sacar, porque creo que sigo siendo el mismo. Ojalá me equivoque.

Ah! Ha sido maravilloso verlo traducido al catalán (esa lengua extraterrestre, al menos tanto como lo sigue siendo el Alemán después de ocho años aquí), pero me “recortaron” un trocito interesante, que aporta una información clave para entender bien No future Yes. Aquí abajo el texto al completo sin “recortes”.

¡Allá vamos!

No future Yes

Esta es una pieza fallida que lleva a ningún lugar. Después de siete años
tocando música en la calle alejado del teatro, en 2017 David Fernández
decide volver a escena con una trabajo futurista sobre la identidad digital, la tecnología y el cuerpo que no se llega a estrenar, pues es rechazado en innumerables festivales y teatros (“hay gente haciendo cosas mucho más sofisticadas […]” alegaba el programador M.F.) Usando como telón de fondo aquella performance malograda –un Black Mirror cutre– ; David, la
bailarina Maureen López y el robot P4qui7o, se adentrarán en un terreno
deforme, caótico y sin límites, poniendo en riesgo el futuro de la pieza que quieren sacar adelante y el suyo propio.

Interpretes y creación: Maureen López y David Fernández.
Concepto, producción y vídeo: David Fernández.
Fotografía: Jerónimo Álvarez.

Con el apoyo de TNT, Instituto Cervantes Berlín, Centro Conde Duque
Madrid y Cch Sierra Norte.

Gracias a Isabel del Alba, Jerónimo Álvarez, Sharon Fridman, Carlos
Fernández, Rosa Briones y Romina Peñate.

Publicado en mi casa

Salgamos a llorar

Dios no murió en vano, el tango ocupó su lugar y dio sentido y esperanza a mi vida. Maureen querida mía, a penas llevas un año bailando, y mírate qué maravilla! Joder! Convencerte fue difícil, pero ahora tú también te santiguas haciendo la cruz con tus zapatos de tango. Joder. Somos unos elegantes principiantes con Di Sarli a nuestro lado. Y qué letra tan bonita! Habla de nosotros nena.

Qué maravilla bailar contigo. Bailemos Mau! Bailemos y luego salgamos a llorar.

Publicado en mi casa

Intensas dos semanas

ensayando con mi Mau en Berlin. Aunque a veces nos entretenemos demasiado con el tango, creo que nos han cundido y que esto macha bien. Soy un plasta, ensayar y trabajar y bailar y todas esas cosas conmigo deben de ser difíciles, aunque hay recompensas que supongo que hacen que merezca la pena, pero me gustaría dejar de ser tan castrante y machacón. Cariño, gracias por toda tu energía y trabajo, algún día bailaremos tango como dos viejas glorias. Qué bonitos ahí los dos en nuestro abrazo tanguero :D

DAVID Y MAU TANGO IC 2018.jpg

Publicado en mi casa


He empezado a fumar de nuevo, pero ayer tiré el tabaco por la ventana. El amor se nos resiste. Otra vez mendigandolo como un Cuasimodo. El acto sexual, con su dosis de violencia y animalidad, nos proporciona al género masculino la dosis de cariño y ternura que ansiamos, y que no podemos extraer de un simple abrazo, una caricia o una conversación. El cariño como una piedra preciosa que solo puede producirse en condiciones terribles. El sexo calma al asesino que llevo dentro (al que quiere matar, y al que quiere matarme), el sexo me convierte al dictador en un niño agradecido. El sexo me dijo que no me preocupara, que todo iba a ir bien. Y descansé y celebré la vida (cuando lo hubo). 

Me fumaba ahora mismo un cigarro maravilloso. Pero lo tiré por la ventana. Joder con las ventanas. 

Publicado en mi casa

Joder Funkhaus

funkhaus1.jpg

El pasado domingo estuvimos ahí en medio mi violonchelo y yo. Casi una hora de concierto. No fue mal, pero no pude ser consciente plenamente de lo que significaba estar tocando en esa sala mítica. Antiguo estudio de grabación sinfónico, todas sus instalaciones se mantienen congeladas en el tiempo desde los años 50. Es un templo del sonido, un dinosaurio de madera y hormigón en cuyo estómago uno puede jugar a ser sonido de digestión. Ruido de tripas. Rugir de estómago. ¡Calentando motores para la Biennal de Amsterdam!

Publicado en mi casa

No future …

NO_FUTURE_YES_ MAU REDES13 ©Jeronimo Alvarez

 

Ahí estamos!! Más cerquita de hacerlo realidad. Gracias a Jerónimo Álvarez por esas pedazo de fotos. Gracias mi Mau por estar siempre ahí.

En el Instituto Cervantes currando a tope cada día para que esto tome forma.

Publicado en mi casa

Dos semanas de gira. 12 conciertos, interminables ensayos en cada plaza, bus para arriba y para abajo, mala comida, y hoy para colmo noche de pesadilla y ansiedad … ya no aguanto más tute. Hoy el último concierto con la orquesta y mañana el mío propio y de capón a preparar el lunes con Mau “No future Yes”. Joder, hacía años que no trabajaba a tanto. 
Y lo que peor llevo es no tener a nadie al volver a casa para darte un achuchón o una miserable pasta con tomate. Ya son más de tres años sin novia, y creo que ya no aguanto más. ¿Cómo se hacía para tener novia? Ya ni me acuerdo. Veo a la gente saltando de una relación a otra como si tal cosa, y a mi me cuesta años dejar entrar y luego dejar salir a alguien. 
Tengo que espabilar. 
Y qué calor que hace en Alemania coñe. 

Publicado en mi casa

David intentando ligar con la nueva violinista

Transcripción literal cuando me acerco a ella y justo derrama un poco de su café:

Oh fuck. 

Yes let’s fuck. 

I don’t have pussy. 

Better, so I fuck your ass. directly and we don’t have to discuss about it. 

I don’t have an ass. 

Ok, then you suck my dick. 

I don’t have a mouth, I only have my eyes. 

Then I fuck your eyes. 

But they are too dry. 

I will make you cry.  
Luego nos echamos unas risas. Pero yo creo que mi intención estaba clara. A lo que ella respondió “never fuck in the same plate you eat”. Vamos que no mezcles placer y trabajo. Así que yo la respeté y dejé de insistir con mis amagues poéticos. 
Dos días después se ha enrollado con el guitarrista. Demasiada poesía David!! Así nunca follarás, sino que acabarás escribiendo folletines. 
Los tíos somos un cuadro. Hasta a mí a veces me da asco. Uno tiene a su novia embarazada de pocos meses y no habla más que pasarse por la piedra a dos que le gustan. Realmente no habla de otra cosa. Aunque yo me puedo pasar meses sin follar, a veces pienso en ello más de la cuenta. Admito. 
Mientras veo cómo se me escapaba mi única oportunidad (el guitarrista y la violinista se han ido a un parque a retozar), descanso en un sofá antes de nuestro concierto. Hoy tocamos en Leipzig, la ciudad donde está enterrado mi Juan Sebastian Bach. 
Mañana descanso. El viernes ensayo de La flauta mágica que tocamos en Italia en Agosto. Y el finde dos conciertos en una de las salas sinfónicas más acojonantes de Berlín, el puto Funkhaus
El ritmo de la muchachada mevamatar. 

Publicado en mi casa

Parlamentario Fernandez

Parlamento de Schwerin, dentro de un castillo tipo Disneyland, el blanco impoluto de nuestra democracia humanista, triunfal y pura. Los nombres de los diputados en cada silla. 

/
Tocamos allí con la orquesta. Después de tres años de andadura ya he empezado a hacer mis cositas. Básicamente quitarme la camiseta y ponerme a gritar como una bestia lo primero que se me pasa por la cabeza. Al director le gusta. Pero lo que no esperas es que te diga: vamos al parlamento de Schwerin, eres libre para hacer lo que quieras. 

/
Joder. Un parlamento para mí solo! Qué bonita responsabilidad. En España no puedo ni hacer de muñeco en una cabalgata, y aquí me dejan ser bestia en un parlamento. 

/
Cuando llegó mi momento me quité la camiseta para mostrar mis abdominales (no tengo alma ni inteligencia pero tengo abdominales) me subí de un salto a sus mesas. Les dije la democracia es vanidad, la libertad es un súper poder que no sabemos utilizar. La democracia es la vanidad de los hombres creyéndose mejores que un animal, pero yo no soy un hombre, yo soy un perro. Jajajajaaaa … y entonces me puse a ladrar. Y luego les dije que yo iba a utilizar esa gran libertad que se me estaba brindando en la sagrada casa de la palabra, para hacerme un puto vídeo-selfie del momentazo. Porque todo es vanidad y el móvil es el instrumento vanidoso-democrático (vanidocracia) por excelencia. Luego al fin cogí mi violonchelo y les dije antes de tocar: yo toco mal, pero amo la música mejor que vosotros. 

/
Supongo que si hago esto en un país primitivo y paleto como España, al día siguiente hacen dimitir a alguien. Pero en Alemania son más listos, y me tratan como lo que soy: un payaso. 

/
Qué a gusto (y qué afónico) me quedé. 

Publicado en mi casa

No follo

nada.
Otro verano perdido… joder, qué desperdicio, me quedan a penas cinco o seis años de plenitud, pero no hay nadie interesado en llevarse todo el meneo. Mi padre fue hace dos años a desenterrar los restos de mi abuelo, porque se le acabó el alquiler del nicho, y me dijo que se acercó féretro y vio su calavera. Me dijo: “sabes lo que he aprendido al ver la calavera de mi padre y de lo que me he dado cuenta hijo mío: hay que follar todo lo que se pueda, hay que follar más antes de morirse.”

Sabio consejo de padre que no sé cómo llevar a la práctica. Siempre he sido un hijo torpe… o quizá sea porque me gusta llevar la contraria a mi padre.

Publicado en mi casa

Viaje

Cuando se crea un espectáculo, se hace largo un viaje. Quizá ese viaje se hace hacia un texto, o hacia un tema, o para investigar un concepto o contar una historia. Viajamos allí donde pocos han ido para traer algo único a aquellos que nos esperan, al espectador. Buscamos financiación, compañeros de aventuras y sufrimientos, vivimos decepciones y también momentos impagables, nos dejamos la piel… pero en ocasiones, tras meses o años de viaje, llegamos a aquel paraje en el que esperábamos encontrar algo precioso con lo que volver, y no hay nada, o no somos capaces de encontrarlo, y volvemos con las manos vacías… Entonces hay dos opciones; una es dar gato por liebre, coger lo que sea que encontremos —aunque no sea de valor—, y hacer lo que se tenía pensado hacer —aunque ya no tenga sentido hacerlo—. La otra opción es asumir, aceptar y dejar ver que se fracasó, y hacer del infructuoso viaje y la descripción del mismo (no la explicación) el sujeto de nuestro trabajo. Es la única opción que nos queda aquellos que no tenemos talento y que volvemos magullados y con las manos vacías de cada viaje.

Publicado en mi casa

Milongas

Mi Mau me ha regalado un libro de Borges sobre el tango. Ahora lo leo por las mañanas, lo escucho durante todo el día, voy a clase por las tardes y lo bailo por las noches. Borges dice que alguien dijo “el tango es un pensamiento triste que se baila”, y yo digo que también es un cuerpo triste que se piensa. En el tango hay que pensar mucho, el chico está constantemente pensando y tomando decisiones mientras baila, pero el cuerpo ha de estar triste, como un soldado triste, que obedece y mata al enemigo —por el que siente respeto y admiración— con lágrimas en los ojos. El chico tiene que bailar el pasado (pues ha de tener en cuenta todas las figuras y quiebros que ha hecho), el presente (que transmite a la chica) y también el futuro (estructuras y pasos que va construyendo)… sin embargo la chica está obligada a bailar solo el presente. No puede distraerse ni un segundo con lo que ocurrió, ni suponer lo que va a venir, a riesgo de perder la conexión y la guía. Juntos son una máquina del tiempo que niega la muerte. Ayer fui a bailar sin mi Mau: el presente estuvo ausente (mitad fantasma de lo pasado, mitad espejismo de lo que estaba por venir). Bailar con ella ha elevado el tango al rango de lo sagrado; su conexión, la calidad de su abrazo y la belleza de cada uno de sus pasos y movimientos… al bailar sus pies describen en el suelo delicadas filigranas en Times New Roman itálica a las que yo voy poniendo puntos y comas. No hay nada comparable, farlopa pura. Nos unían muchas cosas, pero ahora el tango nos acompañará hasta que decidamos quitarnos la vida (cuando uno empieza a disfrutar tanto la vida y termina de pagar su hipoteca, se hace dueño y señor de la misma, y no puede dejar que la muerte se la robe al final de la milonga, tiene que ser uno quien arrebate su propia vida de manos de la muerte. Si es que hay huevos. Si es que aún podemos bailar).

Publicado en mi casa