sábado 21 agosto 22:57

no puedo parar de tocar. no puedo parar. pero ya está. al fin tengo a esta preciosidad en mis dedos. soy dueño de mis precipicios.

la palabra ha sido dada al hombre para ocultar su pensamiento.
dice sthendal que dijo un tal r.p. malagrida.

yo no soy un gran lector ni nada. volví a leer hace dos años. por angélica. y después de haberme leído el libro-ballena moby dick ya me atrevo con casi cualquier cosa. ahora estoy con julian y madame rênal. de hecho cuando toco el lento de la bwv968 a veces siento que se la toco a ellos. a su amor. aún no he descubierto por qué leches se llama “rojo y negro”.

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.