bisbal y angélica liddell

se me mezclan muchas cosas. primero:
he escuchado este tema de bisbal (escuchado con los cascos, a tope) como 50 veces desde hace 3 días. canta que te cagas este chaval (y es buena gente, no?). vale. pero es que además es tan opuesto a mí, a mi puto bach y a mi mundo ultra-contemporaneo teatrero conceptual artistas de los huevos, que te necesito bisbal. te necesito macho. si lees esto hazme una señal. tenemos que hacer algo juntos.

y justo lo estaba oyendo y necesitando saber algo de angélica, claro. hay días que pienso en ella, en cómo estará y busco sobre ella en mi ordenador o en la web. y de repente leo nuestra primera primerísima conversación (en messenger) y que luego formó parte de una de mis mierdas de obras:

david dice: (18:03:40)
el clave que sonaba recurrentemente en “perro muerto…”, qué era?, era bach?, quiero volver a escucharlo.
angelica dice: (18:04:11)
Rameau
david dice: (18:04:34)
claro, lo decías todo el rato… pero este tío habrá escrito cientos de cosas.
angelica dice: (18:05:11)
sí, sí, ya lo buscaré y te lo digo, porque no me acuerdo
david dice: (18:05:19)
vale.
angelica dice: (18:05:19)
no tengo memoria para lo superficial
angelica dice: (18:05:23)
es una tara
angelica dice: (18:08:48)
david

david dice: (18:08:55)
es la 3ª vez en mi vida que me conecto al messenger, me llegó un mail el otro día “angelicaliddell” te ha agregado a su lista de tal… y
david dice: (18:09:09)
y estoy muy excitado, como un niño.
david dice: (18:09:25)
por hablar contigo, no por el puto mesenger.
angelica dice: (18:09:38)
ah bueno, yo encantada
angelica dice: (18:09:44)
un placer
david dice: (18:09:50)
yo encantada tambien un placer.
angelica dice: (18:10:04)
pero de momento me voy a la bañera
david dice: (18:10:20)
bueno.
angelica dice: (18:10:37)
acabo de llegar de viaje y estoy muerta, un beso
david dice: (18:10:43)
un beso!

“angélica dice: david” ay! ese día casi me muero. estaba totalmente obnubilado. joder, sus obras no me gustaban, pero nunca había visto a nadie estar y trabajar así sobre un escenario. era algo que no sabía que se podía hacer. angélica es más grande que el puto michael jackson en escena. y me hablaba a mí solo… ahora recuerdo que ella me decía de lo bonito que es ser una mala canción. y entonces descubro que angélica ha vuelto a dar señales de vida en la web, y no sé qué pensar… no quiero ver cómo se hace daño y cómo está de jodida. ella vive en ese dolor enorme. que por otro lado le da forma, fuerza y alimento. y yo con mis videojuegos… joder joder joder joder. perdóname. osito bomba, perdóname.
entonces descubro la versión de este bisbal en el campnou y ya entonces flipo escuchando a toda esa gente (los otros) tan tiernos siendo todos a la vez una canción mala, qué bonito. y me los imagino coreando las 800 páginas del ana karenina de tolstoi o del moby dick para que angélica duerma bien y descanse un poquito.

angélicaaaa!!! joder al final te has escrito todo el abecedario sobre el cuerpo tú sola!! eso lo íbamos a hacer en las escaleras de la biblioteca nacional sobre mi espalda!!!. íbamos a hacer tantas cosas juntos… mierda. putos blogs de mierda. te quiero joder. hoy he visto muchos muertos, los despiezan exáctamente igual que en las carnicerías. a los cárteles mexicanos les encanta dejar a sus rivales en pedazos cuidadosamente ordenados en las plazas céntricas con letreros llenos de faltas de ortografía tipo: “ezta es la vienvenida que les espera a los señores zetas que se atrevan a buscarnos”. me estoy empezando a acostumbrar a esa mierda gore.

pero entonces me entero por un mail que mi negra a pillado el dengue en guantánamo y estuvo fatal y entonces la canción cambia totalmente de significado para mí. son las 5 am. vuelvo a tener algo de vitalidad, y estas son las pajas mentales con las que me siento vivo. los tíos somos un asco. terrible lo del mádelman, macho, terrible.

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a bisbal y angélica liddell

Los comentarios están cerrados.