garaje acojona

de nuevo en el garaje, dispuesto a currar (?). me muero de miedo, la verdad. miedo a no saber por dónde tirar, a no tener nada que decir y miedo a repasar todo lo dicho y no reconocerlo. hay mil distracciones esperando agazapadas, a poco que me despiste se me habrá ido el día. no tengo método de curro, ni técnicas, ni teorías ni decálogos. espero a que surja una necesidad que se convierta en pasión y esta en obsesión. esos son los caballos que tiran del carro. si no estaré perdido… pero qué hacer mientras llega? al menos el garaje ya está ordenado y limpito. me cago.