coño-escuela=vibrato ancho y rítmico

y al fin alcanzó control sobre su vibrato gracias a las indicaciones que aquella mujer le daba para llevarla al éxtasis en condiciones (aquí, ahí, eso es, sigue un poquito más rápido, más, ahora para, no lo pierdas, no lo pierdas, eso es, sigue). todo el repertorio romántico al fin en sus dedos! y desde entonces la ejecución de cualquier estudio por anodino que fuera imprimía en su animo una exaltación fuera de lo común, pues sus dedos habían impregnado todo el diapasón del violonchelo de ese olor a coño-escuela que tanto le inspiraba. joder.