sin nocturnidad ni alevosía


los he pillado infraganti con mi teléfono móvil. estaban tan tranquilos, celebrando su quasi-misa sentados sobre las escaleras frente al edificio chrisler aquí en new york. todos ellos ejecutivos que no pasan de los 30, chavales con un currículum estupendo y algo de suerte en la vida. escuchaban con devoción a su gurú de corbata roja… si estuvieran planeando algo malo (hacerse ricos petando el culo a la clase media, hundiendo el sistema financiero y luego tapando agujeros con el dinero público o algo así) no habrían quedado a plena  luz del día, a la vista de todos. o quizá es que después de la última vez ya no hay por qué disimular. mañana asistiré a la subasta de los bienes incautados a madoff en el hotel sheraton. a ver si me adjudican un par de sus mocasines o unos calzones  y me hago una performance de los cojones con ellos.
Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.