poesía vacuna

poesía vacuna

mientras tu puta madre
se comía a la mía
y los infiernos (el horno y el grill y el fogón y la leñera)
se iban enfriando
el murmullo de los niños
jugando a lo lejos
mecía mis cuernos
como antenas maleables
de insectos y de coches
de caracoles y de walkie talkies

Anuncios