la biblia ese libro

hoy han venido dos chicas a mi casa. han llamado a la puerta. querían hablarme de un libro: la biblia. que si lo había leído. pues claro que no. todavía no estoy preparado. que si lo iba a leer. pues claro que sí, siento una gran curiosidad por todos los libros que han marcado al mono. y también me gusta la literatura fantástica. la imaginación del mono sabio es fascinante. como muestra un botón. que si creía en dios. prefiero pensar. el único no-vivo en el que creo es bach. hay tantas cosas maravillosas que descubrir, por qué aceptar las explicaciones fantásticas de otros? no me quitéis el placer de explicarme el mundo, de no-comprenderlo. dejarme experimentar esto de ser persona, buscar reglas fuertes que me definan, acoten y me relacionen con el mundo. estoy en ello. no necesito a dios para juzgarme, puedo ser mucho más severo que él conmigo mismo. también me puedo marcar penitencias mucho más duras. comparadas con las mías, las suyas son pan comido. sus 10 mandamientos son un juego de niños al lado de los 20 mandamientos que yo cumplo a rajatabla cada día. dios es la cantinela de los vagos de espíritu.

cuando he cerrado la puerta me he dado cuenta que compadezco a la gente que cree en dioses. a estas alturas. ridícula tribu! supongo que ante la ausencia de una ética propia, de unos valores personales, de la capacidad de juzgarse a uno mismo, de sentirse perdido y aceptar el vacío de la existencia (ese vacío!! qué placer. qué cosquillas, joder! la de cosas maravillosas que he encontrado exponiéndome a ese vacío! es mi sol!! …todo lo que soy se lo debo a él.) estas gentes buscan historietas que les acoten las infinitas posibilidades que ofrece toda vida. para no tener que enfrentarse a lo que son. y lo del pecado, ah si… ayer me pajeé pensando en una niña de 14 añitos. gilipolleces por dios.

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.