5 de la mañana cuanto lo echaba de menos

5 a.m. cuánto echába de menos esto:

if (Container3.tb1.x==0)
setattribute(MultiSlider,’colors’,{8341504});

interminables horas trabajando con mis máquinitas. usando nuevas herramientas y aprendiendo nuevos lenguajes. aquí en madrid puedo abandonarme a jornadas infinitas de trabajo. qué placer. me encuentro totalmente a-sumergido en la creación de un nuevo controlador para tocar en directo. ahora tengo una tableta de éstas, y la estoy integrando con el violonchelo. el potencial es brutal. asombroso. no deja de sorprenderme la potencia de estas maquinitas que la gente solo usa para mirar su correo, ver vídeos y hacer fotos. tengo todo lo que necesito. todo lo que quiero. todo lo que podía ansiar en la vida (abro la puerta de mi habitación y choco con mi clave italiano, lo hemos subido al lado del piano). no me falta nada. nada! así que si después de dedicarle 15 horas al día a mi nuevo directo y el disco que terminaré, no lo hago bien de una puta vez, es para darme en los dientes. me giño de gusto (joder, nunca había escrito la palabra jiñar. pero es que me giyo de verdad).

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.