la propia educacion: los vicios

sobre la propia educación: a sabiendas de que mis virtudes iban a resultar pobres, y las fuerzas resultantes de ese músculo escuálidas y mediocres, tuve la intuición desde niño de dejar crecer y alimentar mis vicios y defectos: el egoísmo, la vanidad, la obsesión, el orgullo, la perversión y el resentimiento. una vez que fueron enormes y musculosos animales –y antes de que me devoraran por completo– los sometí y machaqué hasta domesticarlos. desde fuera parecía que me puteaba a mí mismo, que me gustaba sufrir. y una polla como una olla; mis vicios estaban en la escuela. por eso me tocaba tanto los cojones a mí mismo. por eso me sometía a esos encierros insoportables. por eso me obligué a 20 años de bach. esa fue la clave: bach. su música modeló por completo la voluntad de esas alimañas. bach las dejó a mi merced. ahora poseo seis poderosas bestias que obedecen mis órdenes y que tiran de un carro enorme y pesado por caminos sin asfaltar sin a penas esfuerzo por mi parte. de vez en cuando tiran algún bocado y me arrancan alguna oreja o nariz. nada que no se arregle con una o dos semanas de depresión y sensación de fracaso absoluta. no hay nada más reparador que sentirse una puta mierda durante 10 ó 15 días, verdad david? se queda uno como nuevo para seguir intentando lo inverosímil, improbable y desaconsejable.

sé que algún día se me acabará la destreza en su manejo, bach también dejará de surtir efecto, y las bestias volverán la cabeza y sorberán hasta la última hebra de carne de mis huesos. hasta entonces; arre arre!!!!!!

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.