palomitas

han pasado un par de semanas extrañas, en las que todo parecía ir bien, pero yo no. yo no estaba fuerte. no sentía la rabia ni la velocidad. me he ahogado en la superficie. he terminado el juego call of duty 4 y tragado spiderman 2 entre otras cosas. adoro el cine con palomitas gigantes, curiosamente fue una reina de las profundidades la que me pegó ese vicio. hasta que angélica me empezó a llevar al cine a comer palomitas, que era lo que más le gustaba, me lo tenía prohibidísimo a mí mismo. se abrió la veda. ahora no hay nada que me guste más, en un año me he visto todos los estrenos en 3D. pagar 20€ por ir al cine me cura casi tanto como un buen bach.

pero ahora vuelvo a estar fuerte. ya tengo en mis dedos la invención 9 en fa menor de bach. un mesecito de curro. y hoy he empezado con el preludio en fa menor del clave bien temperado. deliciosa música que llevo años queriendo tocar. me sigue costando un huevo, aún me resisto a aprender a leer solfeo como dios manda. aprenderse esas piezas sin saber música es como si uno pudiera tocar a cada tía buena que pasa por delante suyo en la calle, y ellas se dejaran encantadas. y eso que eres un feo al que nunca le dejan pasar a los clubes ni a las cafeterías con aire acondicionado. pero da igual, le echas morro y horas y las puedes tocar, las piezas de bach, digo.

me estoy haciendo mayor, y probablemente haya perdido toda la rabia que me daba fuerza. estoy feliz. tengo todo lo que deseo. todo. quizá esto acabe conmigo. tengo 38 años y dispongo de 24 horas al día para hacer lo que quiera. qué estoy haciendo?

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.