organizarse el cotarro

una de las cosas más difíciles, –cuando se tiene algo que contar– es organizarse para poner ladrillo sobre ladrillo. ya sea un disco, un cuadro o un libro… organizar el cacao mental de uno (desde que te tomas el café, hasta que te haces la paja para dormir) es la clave de todo. sin esa organización, no hay nada.

me ha gustado mucho conocer a charles bukowsky, siempre había tenido prejucios contra él. pero he acabado semi-enamorado del tipo. después de leerme uno de sus libritos, y de ver el maravilloso documental (más abajo, cuidado con bono!), ya no tengo reparos. es muy fuerte lo que resulta cuando a un ser destinado a bagabundear y acabar de homeless borracho tirado en cualquier esquina de una gran ciudad, cuando a un ser así, le cae el don de la escritura. preciosa carambola. precioso ser.

a veces tengo dudas de si alguna vez he tenido algo que decir (más allá de la necesidad de expandir mi ego y demostar al mundo que yo era alguien especial). lo que está claro es que, lo poco que tenía que decir, tenía muchas muchas ganas de decirlo. pero me cuesta tanto organizarme… y ahora me encuentro en una época extraña. en la que empiezo a estar demasiado satisfecho de mi mismo, pero a la vez tengo una vaga necesidad por abrirme y desarmarme (hoy he ido a una clase de danza después de 10 años… ejem, no vuelvo). no sé qué coño está pasando, pero o reacciono ya, o se me va a pasar la puta vida volando.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.