cadenza

hace unas semanas fui a ver el concierto para violonchelo y orquesta n1 de shostakovich. éste tiene una de las cadenzas (parte en la que el solista toca sin la orquesta) más largas y endemoniadamente difíciles de toda la literatura violonchelística. el musikhaus estaba lleno, unas 1.000 personas contenían la respiración, que no las toses, mientras la solista avanzaba hacia el precipicio. de repente, hacia la mitad de la cadenza, justo antes de que comience la fiesta, la violonchelista tocó dos notas en falso, hizo un glissando, que fue más un resbalón, y se quedó en blanco, aterrada. sacudiendo sus brazos y musitando palabras de aliento para sí misma. llevo 20 años yendo a conciertos y nunca lo había visto. sabía que pasaba, igual que uno ha escuchado hablar de los terremotos, o de las avalanchas de nieve que sepultan esquiadores y excursionistas. pero nunca lo había visto. pobre esquiadora sepultada bajo miles de kilos de shostakovich. murió por hipotermia.

aquí va el final de la cadenza, tocada por uno de los más grandes esquiadores aún vivos. he visto muchas veces este vídeo, se me cae la baba viendo la expresividad y la apertura de su rostro al tocar.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.