padre mantis que estás en los cienos

el padre-mantis-religiosa se ocupa de crear un entorno acogedor, una conversación fluida y placentera, que hará que bajes la guardia, las barreras que te protegen como adulto. se interesará por aquello que más preocupa a su hijo, su voz se tornará aterciopelada, adoptando casi el tono de una canción de cuna –no en vano, es la misma voz que nos dormía–. su voz nos enseñó a hablar, nos corrigió, nos despertábamos cada día escuchando su timbre y sus inflexiones… esa voz es de las pocas que puede hacer que bajemos totalmente la guardia. así, cuando todas tus defensas como adulto estén bajadas, entonces él soltará la bomba. no serán más allá de cuatro o cinco palabras mal concatenadas, que pronunciadas en otro contexto apenas tendrían el eco de un pedo. pero pronunciadas por tu padre en ese momento, esas palabras removerán tus cimientos, te devorarán la cabeza… podrán poner en duda tu sexualidad, la profesión que has elegido, la idoneidad del lugar en el que vives o la gente con la que compartes tu vida. su efecto no durará unos días, no; esas palabras se instalarán en lo más profundo de ti, accederán a cada rincón de tu ser (tienen todas las contraseñas, y conocen todas las carpetas ocultas) y soltarán su veneno durante meses y años, haciendo añicos la muralla china y el pentágono internos. estamos jodidos. putos padres de los cojones.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.