pasos

hoy he tocado bien. cuando estoy mal, toco que no veas. aunque quizá todo es demasiado cómodo. tengo mi sitio debajo del puente de schönhauser, al lado de casa. estoy en casa leyendo o tocándome el nardo. guardo el libro o guardo el nardo o guardo los dos. empaco las cosas y me bajo a tocar. me levanto 100 pavos y me vuelvo al libro o al nardo. demasiado cómodo. lo cómodo arruina la oportunidad de lo inesperado. lo cómodo nos saca el nazi que llevamos dentro. el enjuto del vecino de arriba me tiene frito. sus pesados pasos se clavan en mi silencio y lo arruinan, ensucia con el peso específico de su cuerpo transportándose de la habitación a la cocina y viceversa, ensucia mi silencio, mi paz. se caga en mi paz, que como hombre de guerra tanto me ha costado conquistar. me despierta cada día a las 8:15 con sus pasos de mediocre y con su radio de mierda. ayer fui a hablar con él, que dice que me den por saco, que él también me oye tocar. pero dado que en casa yo solo toco el clave, será que el puto enjuto mojamuto éste está comparando su asquerosa masa corporal siendo atraída por la gravedad con bach? su radio sonando los éxitos de los 90 con rameau? hoy he tocado bien, estoy trabajando en un nuevo tema en la menor, la menor es una tonalidad maravillosa para el violonchelo. realmente me duelen los pasos de este señor, está haciendo pipí sobre mi comodidad, y eso me hace tocar mejor. debería subir y darle las gracias, y darle 50 pavos.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.