me ocurre desde pequeño, sin explicación alguna, sin nada que lo justifique… de repente se desvanece toda mi fuerza, me desmorono y me des-sincronizo de mi día a día, mis órganos apestan y se incomodan los unos a los otros, me vuelvo un ser inexpresivo y siento asco por mí mismo. estoy fuera de tempo, totalmente desafinado, ajeno a las tareas y sueños que me he impuesto, los cuales observo con gesto torcido, recelo y desencanto. ya no tengo fe en nada, no tengo fuerza. rueda dentada a la que le faltan los dientes, mecanismo de chicle y harina. necesito desesperadamente algo a lo que engancharme, como un yonki… busco en los periódicos un nuevo terremoto con miles de muertos para entretenerme 10 minutos, o quizá alguna jugosa noticia de un político caído en desgracia. mato soldados en el age of empires, aviones en el air supremacy o zombis en el zombi assault. me hago unas pajas, me como dos tazones enormes de cereales con leche de chocolate, toco a bach sin sentir nada, y lo toco 10 veces más para comprobar que no vale nada. me echo una siesta de 3 horas en el sofá, acurrucado como un gato gigante, sin quitarme las botas ni sacarme el móvil del bolsillo, que se me clava en la ingle. no como. no voy a trabajar. me voy a ver una película en 3D de “the avengers. the age of ultron”, compro un cubo de palomitas gigante con mirinda de naranja de medio litro. no contesto las llamadas de mi madre ni los mails. el aquí y ahora es una charca nauseabunda en la que se me ha quedado atorado el jeep. no hay nada que pueda hacer por salir de aquí, ni ganas. simplemente pongo las luces de emergencia y espero a que venga a buscarme la grúa. tarde o temprano viene, siempre viene y este trasto se pone en marcha. pero ahora no queda belleza ni amor en el mundo, no queda nada por lo que valga la pena aullar, ya no quiero ser artista. ya no creo en la música. ni en el dolor. me aburre el dolor. no siento dolor alguno. no siento nada.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.