Estoy llorando

literalmente, quizá quiera a Madrid más de lo que pienso. También me alegro mucho por Barcelona. Lagrimones gordas como sopas me asolan el gepeto. Es hora de que nuestras ciudades recuperen el apetito y el gestoooooo
Joder jodeerrrr!!!!