El desamor

Si Cuqui me hubiera amado, yo habría sido un malogrado. Lo repito: solo hay una fuerza más grande que el amor: el desamor. Veo a toda esta gente de 20 años pululando, preguntándose cual es su cometido. A esa edad yo sentía un dolor tan grande y tan intenso y prolongado que cuando apareció ante mí el objeto que iba a ser mi vida, no tuve duda alguna. Y el clavo ardiendo se transformó en salón de estar, mi protector. Bienaventurados los que sufren desamor porque (si sobreviven) ellos encontrarán el camino (aunque luego fuera el amor de una mujer, Gretel, el que me hizo florecer y cagarme en dios y la virgen a 3.000€ el bolo).

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.