Ingredientes para un estado de Gracia

Me encuentro en estado de gracia. Ya dura más de una semana. Cabalgas a pelo sobre un caballo que en cualquier momento te va a dejar tirado en medio de nada, muy lejos de casa. Arriesgo mi salud mental para conseguir estos momentos, la vida no tendría sentido sin ellos.

Ingredientes:
– Escuchar 133 veces “So ist mein Jesu nun…” y 26 veces el aria “Aus liebe” de Bach, 16 veces el final de la 2ª de Mahler y 9 veces el Alles Vergängliche de la 8ª del mismo cabronazo.
– Aprender a tocar “Le Timide” de Rameau.
– Saber que Pedro, el amigo de mi madre, se está muriendo ya.
– Ver a Almu (a la que di clases de violonchelo cuando tenía solo 8 años) con 22 años hecha una mujer.
– Conocer a Valerie Inertie por la calle y comerme un falafel con ella, recibir de su mano mi primera clase de tango y abrazarla bajo una lluvia de la hostia, sabiendo que nunca habrá nada (sexual) entre nosotros.
– Pasar 3 días con unos chavales de 20 años haciendo el canelo, y recibir mi primera clase de salsa. Tras la cual decido que voy a aprender a bailar salsa por mis cojones. Se acabó el mundo sin salsa.

Aunque repitiera la receta, fracasaría. Cada época tiene su música y sus resortes. Y el tiempo de cocción también varía mucho. Pero si uno está pendiente de los frutos de temporada y con el hambre despierta, se pueden conseguir unas galopadas de la hostia puta en verso. Se trata de estar lo más sensible posible sin perder la cabeza, sobre el cable, a 100m. del suelo, manteniendo el equilibrio, evitando la euforia, pero sin permitir que lo cotidiano o lo práctico proyecten su sombra sobre esta dicha como 10 soles.  Dentro de poco se acabará, pero me estoy cagando vivo del gusto. Ojalá pudiera dar esto a quien tanto quiero y que tan mal lo está pasando.

Está siendo uno de los mejores veranos de mi vida.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.