Ecce cello en Hamburgo, ay éxito, ay

Aquí está! Me invitaron a tocar al gran evento de la industria publicitaria Alemana, en escena junto a los gurus tecnológicos y del advertisement más guays del mundo. Soy un gran odiador de todo lo que no amo, y la publicidad… ejem, no la amo, no. Me lo pensé, pero decidí hacerlo y decirles lo que pensaba en su cara. Me pidieron que no hablara, así que utilicé sus propias herramientas para darme voz. Sufrí mucho, tenía pesadillas, estaba acojonado… No podía limitarme a dejarles con la boca abierta, una vez abiera, la boca, tenía que metérsela doblada. Estando allí, en mi enorme suite con jacuzzi, me cagaba vivo, pero acepté mi tarea y decidí apechugar. El vídeo de la boca me llevó 10 días de infernal y obsesiva edición!

Eso sí, llamé a mi madre 3 horas antes del estreno para el vídeo final (máma, necesito tu ayuda), qué tierno. Luego no fue para tanto, les encantó, me vitorearon. Fui fagocitado. Al final me entrevista Stefan Rupp y todo, que es como el Jesús Vázquez Alemán. Muy majo él y muy majo yo también. Mi éxito fue mi fracaso.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.