Soy un señor: las pruebas que lo confirman

Utensilios-señorAquí están las pruebas. La semana pasada me sorprendí a mí mismo comprándome un desodorante por primera vez en mi vida. A penas 2 semanas antes, mi madre me dejó una muestra de crema suavizante para la cara, que yo le pedí debido a la creciente descamación de mi cutis. La loción para el cuerpo me la regaló mi padre hace un mes. Y la pieza que completa el puzzle, y que jamás me imaginé comprando: una pinza para quitarme los pelos de las orejas. Hostiás pedrín. El momento señor acaba de llegar a mi vida.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.