IU desaparece, al fin

un soplo de aire fresco recorre mi corazón. Con un poco de suerte el agujero se tragará también al Garzón ese y  a todos esos izquierdosos que tan cómodamente vivían en su papel de pobrecitos, y la izquierda se tomará en serio así misma de una puta vez para gobernar y transformar un poquito nuestra sociedad. El dinosaurio IU es, sin el fantástico X-man Julio Anguita, una carga monstruosa que impide la transformación y la agilidad que necesitamos. IU arakiri, sí, porfavor, qué gustito.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.