Bach te ama

Bach-te-ama.jpg

Con ese trozo de violonchelo (perteneciente a lo que quedó de mi primer instrumento) escribió Angélica sobre mi tripa: “Bach te ama”. La sensación de cosquillas mezclada con el dolor hacían que en mi rostro se dibujara una especie de risita nerviosa con rictus de electrocutado. Lo sé. Estuvo Angélica más de 15 minutos rajando mi piel. Yo por mi parte me abrazaba a ella todo lo fuerte que podía; como si mi abrazo fueran unos dientes, y su cuerpo el palo que muerden los operados sin anestesia, pero tratando de dejar cierto hueco para que ella pudiera escribir. Ella era escritora; y yo quise regalarle así la oportunidad de escribir algo significante, con un objeto significado en un lienzo signado. De esto hace ya casi 8 años. La había invitado a un escenario, para que nos conociéramos en persona, y circunscribir así nuestra relación a lo teatral… iluso de mi. Nuestras vidas reventaron por los aires. Ella voló a las estrellas con todo ese dolor, y yo me exilié a tocar mi violonchelo en la calle a cuestas con mi cruz de niñato vanidoso y mierdero en Alemania. La Pasión según San Niñato.

El tiempo va curando el dolor y la culpa. Que no el amor, porque yo me arranco la costra, y no dejo que cicatrice. Mañana volveré a salir a un escenario como hacía antes, hace casi 6 años que me he obligado a hacer música y callar mi puta boca. Pero mañana se acabó el callamiento, mañana me voy a dar un festín, con piano de cola y todo. Bach me ama, cómo se me va a olvidar mi amor.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bach te ama

  1. Mer dijo:

    No me gustó tu show. La música más triste del mundo….hubiera disfrutado más escuchándola… Palabras…las palabras de más quitan mucho significado. Yo que tú no volvería a explicar lo del ketchup. Todo me hubiera gustado más con menos palabras. Si de verdad quieres que todo sea verdad habla menos y toca más. Y no hace falta que digas de quien es la voz que usas, da igual quién sea tu amigo… No te aplaudi porque no me gustó pero volví a casa cantando a voz en grito contagiada por una inusual valentía. Así son las cosas, pero no expliques lo del ketchup..

Los comentarios están cerrados.