El violonchuelo y mi yaya

Mi adorada abuelita Manina, que hace poco toqué mi violonchelo para ella, y quedó completamente traumatizada porque le “falta” la mitad. Es la tía más sincera y más cañera de la familia, yo soy solo una continuación exponencial de su carácter. Como te quiero yayaaaaaa

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.