El violonchuelo y mi yaya

Mi adorada abuelita Manina, que hace poco toqué mi violonchelo para ella, y quedó completamente traumatizada porque le “falta” la mitad. Es la tía más sincera y más cañera de la familia, yo soy solo una continuación exponencial de su carácter. Como te quiero yayaaaaaa

Anuncios