Los Persas


El otro día encontré esto en un disco duro. Época gloriosa como pocas, estreno en el Teatro Romano de Mérida, gira de un año por los mejores teatros nacionales, era como ser parte de una de las más grandes bandas de rock de la historia. Nos lo pasábamos como enanos, salía cada día a escena a cagarme en todo lo cagable (viva Españaaaaa coñooooo!!!), tocaba mi violonchelo, y cobraba un pastón. Ser parte de Los Persas (ay! se nos murió Pere Pinyol, el jefe Persa!!) fue maravilloso y edificante (edificante como una empresa de demoliciones y derribos). Aquel día del estreno la plana mayor del ejército español vino a vernos. En medio del show hacíamos como que había que “confiscar a los barbudos” el opio y la marihuana, así que yo bajé de escena, y fui a registrar bajo las sillas de las autoridades militares. Jajajajjaaa… glorioso y peligroso momento en mi carrera.

Grandes recuerdos con mis compañeros; mis peleas sobre escena con Chus, las juergas con Javi, las crisis varias con nuestra sensible, preciosa y chalada Natalia (hermanaaaaa!), mis historias con el Corazziano de los huevos de Rafa, …las broncas que me pegaba el pobre Roberto, porque decía que yo le pegaba palizas reales en aquel asiento (se puede ver que no le arreo ni una). Y Calixto, que está como una chota, y currar con él es como irse a Benidorm con un grupo de Hoolligans y 10.000 euros en billetes de 50. Viva España, coño.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.