“Love you” en 22 lenguas

love you 24 Eric Lorenzo.jpg

Un proyecto de Eric Lorenzo Benjamin Jr.

El otro día vi aparecer a este tipo, al cual conocí en la calle hace 4 años… iba en una lancha por uno de los canales de Berlin, joder… en vez de un vespino, tiene una lancha el cabronazo… el pavo compone música, diseña objetos y es informático. Además de hacer cosas tan guapas como esta, con las formas de honda del audio de “I love you”.

ecce cello en Funkhaus Berlin!

Qué maravilla tocar ayer en una de las salas con mejor acústica de Europa, un templo de la música clásica! Además a mi lado Maureen Lopez! Que hizo de “cuerpo” para Siri; este nuevo trabajo planteaba la posibilidad de corporizar estas voces y asistentes personales, dotándoles de cuerpos y ganas (de follar). Además estrené todo un nuevo despliegue de aparatos (joder, me he gastado lo más grande!) y todo funciona a las mil maravillas. El jueves que viene en la embajada Canadiense tocaré para la comunidad científica y médica de Berlin. Qué cojones pinto yo ahí!!

Nervioso… Claro! Ayer estuve en la embajada de Canadá, preparando el concierto para la semana que viene (ay! Si supieran que soy el Pictoplasma malditoooo), y estos días a tope montando un nuevo show con Mau para el Music Tech Fest de Berlín. He dejado de ir a tango durante estas dos semanas… Es curioso, vivo absolutamente obsesionado con algo, ya sea el tango o el violonchelo, o el clave o el piano… pero cuando lo dejo para concentrarme en otra cosa, ni me acuerdo! Me pasó con el violonchelo, y me pasa ahora con el tango. Eso sí, la semana que viene volveré a mis dos clases diarias, y así me pasaré todo este año hasta que baile tango como un hijo de puta. 

Ah! y el viaje a Italia para ver a mi Rossy… Qué bonito coño, qué bonito. Qué dichoso me siento, joder… Con los años la vida ha ido perdiendo esa bruma pegajosa que todo lo cubría, y se muestra radiante frente a mis sentidos, atendiendo a mis señas y ruegos. Con una más que justa correspondencia entre el esfuerzo y sus recompensas; probablemente sea ésta una de las claves del bienestar (hay que estar bien, coño) ya que cuando uno se esfuerza y a duras penas consigue nada, está jodido… Pero cuando uno consigue las cosas sin esfuerzo… Estás igual de jodido. Ahá

Buenas noticias

Estoy contento. Joder, soy crítico y pesimista, pero con el caso de Abdel (refugiado Iraquí en Alemania desde hace 7 meses) simplemente no puedo. Es cierto; lleva viviendo en un campo de baloncesto, alimentado a base de queso, pan y plátanos, casi 7 meses. El trato de los guardas y los trámites burocráticos minarían la moral de cualquiera de nosotros, está lejos de su familia y su cultura. Y sin embargo,  el sistema funciona. El otro día recibió la buena noticia: el gobierno le da una asignación de 410€ para alquilar una habitación, también le ofrecen el curso intensivo de alemán de forma gratuita. Además de mi apoyo para cualquier cosa que necesite, algunos de mis conocidos aquí también le apoyan activamente, y esta gente a su vez le ha presentado a otra gente que le presta apoyo… La escuela de tango le ha becado para ir a cuantas clases quiera, las chicas se lo rifan!! Jajajaaa… está feliz!! (Coño!! En Irak, si pones tu mano sobre el hombro de una chica te las tienes que ver con sus familiares armados). Antes de ayer en clase de tango le dio un dolor de muelas insoportable, no podía casi hablar. Fue comentarlo en clase, y al momento saltó un chica que había allí: Pues este de aquí es un dentista de puta madre; y el dentista: Claro, que venga mañana mismo! Le ha salvado la muela, fuera el dolor. Y todo sin lástima ni caridad, Abdel simplemente necesita apoyo, y lo está recibiendo en un trato de tú a tú. Esto funciona.

Se han cerrado las fronteras, han brotado por todas partes agrupaciones y partidos xenófobos, lo de Turquía y el impresentable de Erdogan… y sin embargo, lo que veo a mi alrededor es esperanzador y positivo. Y estoy obligado a admitirlo.

L’important c’est d’aimer de Andrzej Zulawski

Vi esta película el otro día. Lo importante es amar. Menudo ostión que me ha pegado. Es cien veces mejor que la guerra de las galaxias. A veces, con el paso de los años, he llegado a pensar que no volveré a amar ni ser amado como en mis años jóvenes. Hay un montón de cosas válidas que hacen que la vida sin ese amor sea también intensa y verdadera, y que merezca la pena. Pero me resisto a aceptar que se acabó. Sin embargo veo un montón de gente alrededor mío que lo ha aceptado; ya sea por los golpes recibidos, por la incapacidad para gestionar ese torrente, o por la edad. Han aceptado que se acabó. Que han tocado techo. Cómo puede ser?

Lo repito: solo hay una fuerza más grande que el amor, el desamor. Pero prefiero el amor.

Pero aún aguardo con esperanza ese amor que lo arrase todo: como un pueblecito costero de casas bajas y ambiente apacible, que espera con el corazón en un puño el tsunami que lo borre del mapa. Todos estos años de lucha y de conquistar mi lugar, mi independencia de todo y de todos, mi individualidad… creo que no son más que una preparación para el amor; para amar y ser amado. Un cobarde como yo, solo cuando se tenga a mí mismo, puede abandonarse al amor y perderse, y amar. A pesar de haber sido osado, he sido en realidad un mezquino y un pusilánime, un cobarde que ha sido incapaz de entregarse al amor. Estos años duros trabajando en la calle me han servido para corregir al niñato. Quizá voy estando preparado, ahora que voy sabiendo quién soy. El amor no es un ochomil que escalar, el amor es un ochomil que nos escala a nosotros y se nos instala entre pecho y espalda. Pero tengo miedo que todos los demás amores sean ridículos al lado de aquel amor de Angélica. Si vosotros hubierais recibido ese torrente de amor, de atención; una luz como cien soles que brillaban solo para vosotros, un temblor de tierra sincronizado con el latido de vuestro corazón, un llanto que concentraba sobre vuestro nombre los llantos de mil pares de ojos. Si hubierais sido receptores de uno de los grandes amores del siglo; digno de Sthendal y Flaubert… y os hubierais comportado como un personaje de la serie “al salir de clase”, seguramente renunciaríais al amor y montaríais una tienda de ropa de segunda mano de la franquicia “Humana”. No lo descarto, pero quiero una segunda oportunidad. Quiero amar como un oso polar de 3 metros.

Hermano musulmán

Conocí a Abdel el año pasado, huyó de Bagdad cuando intentaron alistarle a la fuerza para luchar contra el estado islámico. Tiene 22 años, y es poeta. No sabe nadar, pero se metió en una barca de mierda para cruzar el mar y salvar su culo. Yo hubiera hecho lo mismo.

Se quedó a dormir unos días en la escuela donde estudio tango. Allí les daban cama, alimento y cariño las noches que no había baile. Solo con donaciones de la gente! Te podías apuntar y dormir con ellos para atenderles y organizar todo. Trataba de quedarme con ellos una vez a la semana (qué alma caritativa! Oh! David no solo se preocupa de los derechos de los animales! También de los pobres refugiados!! (qué cínico, puto niñato)), solía tocarles a Bach en el piano antes de dormir, y luego como despertador a las 6:30h. Así es como él se acercó por primera vez: “Quiero aprender música”. Aunque yo me hubiera dado una colleja: “oye, por favor, deja de darnos la serenata, queremos descansar tranquilos”.

Al principio me dio muuucho miedo mantener y estrechar el contacto; joder, yo lo tengo todo, absolutamente todo! y él? Solo tenía un tubo de cobre al cual le había hecho unos agujeros para poder tocar música a modo de flauta. Vive en un campo de baloncesto junto con otros 200 refugiados… A penas chapurreaba el inglés. Da acojone acercarse mucho… uf, si vieran cómo vivimos aquí! Yo tengo: el iPhone 3Gs, el iPhone 5, el iPhone 6S, un iPod mini y un iPod touch, el iPad mini y mañana me traen para mi nuevo trabajo el iPad pro de 12.9”. También guardo mi primer Mac Powerbook, y tengo el macbook negro que tantas alegrías me dio, y mi actual macbook pro 15” con 16mb de Ram, 2Gb dedicados de tarjeta gráfica y 500 putos GB de disco sólido. Eso por no mencionar mis dos pianos, dos claves, 4 violonchelos, mi Restek Fable y mi colección de casi 1.000 Cds de música clásica … ejem, tengo a toda mi familia a mi lado, cobertura sanitaria, una casita para mi solo en Berlin, me gano la vida haciendo lo que me gusta y vivo en un país en el que no caen bombas ni la gente dispara por la calle. Qué coño es estoooo!! Pero no pienso renunciar a nada, este es mi trabajo y mi vida, y me ha costado un huevo todo. Quiero seguir viviendo así.

Aún así me lancé, y decidí estrechar el contacto. Nosotros hemos sido refugiados también, qué leches. Y son nuestros gobiernos y nuestro modo de vida los que han arruinado y saqueado sus países, tenemos el deber moral de ayudarles, que tengan su oportunidad aquí. Seguir usando el iPhone con una mano, pero ayudando con la que queda libre. Tengo que ser como un hermano para Abdel, y estar vigilante para no utilizar esa relación en mi provecho (por ej. escribiéndola en un blog y mostrándome así como una buena persona que no soy, lavando de esa manera mi conciencia y mi reputación de hijoputa pictoplasma o jode Angélicas).

El año pasado fue bien, le invité a tocar en un par de conciertos. El tío tiene **lento y una sensibilidad de la hostia; soplando por un tubo de cobre hace una música que te hipnotiza! No hay duda, es un maldito poeta.

Ahora que he vuelto a Berlin le invito a dormir un día a la semana a casa. Su habitación favorita es el baño. Joder, para ellos es un lujo poder encerrarse a solas en un baño durante una hora. La semana pasada tuve una iluminación: el tango sería una actividad perfecta para darle una rutina diaria y ayudarle a integrarse en Alemania (después de todo, a mí me está sirviendo para lo mismo!), así que hablé con el responsable de la escuela, y le han becado! Tiene sentido dramatúrgicamente: él y yo nos conocimos en ese mismo lugar. No ha podido resultar mejor; le encanta. Hoy me ha pedido que vaya antes para repasar los movimientos. Un musulmán bailando tango, qué pedazo de hijo de la gran puta.

Voy a comprar entradas para llevarle a escuchar a Mahler en la filarmónica de Berlin. Va a flipar en colores. Y follar, no nos olvidemos de follar!! Joder, Abdel también quiere follar… coño!! Que estamos en Europa!! El paraíso del folleteo y las relaciones abiertas!! Este verano mojas Abdel.

Tengo miedo de no hacerlo bien… ¿cuánto del esfuerzo y del sufrimiento que le quedan por pasar le corresponden a él en exclusiva afrontar, y cuanta de esa carga puedo yo aliviar sin causarle mal? ¿Como le van a afectar cada una de mis interferencias en su vida? Pienso mucho en ello, y pongo todos mis sentidos en analizar cada uno de mis impulsos antes de darles salida y comunicárselos o ponerlos en marcha.

Ayer se oían fuegos artificiales a lo lejos, y Abdel agachaba la cabeza protegiéndose con los brazos mientras me decía “No good sound, no good sound”. Contaba los chupinazos y decía “This means one dead, two dead, three dead…”.

Hermano, cuenta conmigo.

La religiòn Facebook

Artículo de Vicente Serrano en en El País

“Facebook ofrece el espejismo de la libertad y de la comunidad reunidos en un dispositivo sencillo.

Y sin embargo se trata de un espejismo, porque esa dimensión afectiva se hace masiva únicamente gracias al hecho de que se combina con la mayor máquina publicitaria del planeta. De esta manera esa supuesta libertad se pone al servicio de una gran fábrica en la que el usuario se convierte en productor, sin ser plenamente consciente de ello, a partir de su vida afectiva. Con ella paga el precio de un servicio, que se dice sin embargo que “es gratis y lo será siempre”. Expresada en fotos, opiniones o sentimientos, la afectividad se convierte en una mercancía que cede a perpetuidad a una empresa cuya riqueza es la publicidad. Es esa combinación la que permite hablar de un capitalismo afectivo. Sin los afectos allí depositados y sin ese espejismo de libertad Facebook no se habría convertido en la herramienta de publicidad y promoción que es, pero sin esa dimensión estrictamente publicitaria tampoco habría alcanzado el carácter masivo que llega a 1.550 millones de personas. Es esa fusión de la esfera afectiva y de la productiva, en la que la amistad y la propia identidad son las mercancías, la que hace de Facebook finalmente la expresión del capitalismo como religión. Porque en efecto, el dispositivo es un templo virtual en el que, en la era del nihilismo, se produce una nueva comunión universal que parece preservar las diferencias y las acoge y subsume en un dispositivo uniforme, más allá de creencias e ideologías. El sueño de cualquier religión. Tal vez eso explica que Facebook con sus 1.550 millones de usuarios haya superado ya el número de fieles de cualquier religión en el planeta (si desagregamos la distintas Iglesias cristianas), por encima de los 1.400 millones del catolicismo y de los 1.300 millones del Islam.”