Buenas noticias

Estoy contento. Joder, soy crítico y pesimista, pero con el caso de Abdel (refugiado Iraquí en Alemania desde hace 7 meses) simplemente no puedo. Es cierto; lleva viviendo en un campo de baloncesto, alimentado a base de queso, pan y plátanos, casi 7 meses. El trato de los guardas y los trámites burocráticos minarían la moral de cualquiera de nosotros, está lejos de su familia y su cultura. Y sin embargo,  el sistema funciona. El otro día recibió la buena noticia: el gobierno le da una asignación de 410€ para alquilar una habitación, también le ofrecen el curso intensivo de alemán de forma gratuita. Además de mi apoyo para cualquier cosa que necesite, algunos de mis conocidos aquí también le apoyan activamente, y esta gente a su vez le ha presentado a otra gente que le presta apoyo… La escuela de tango le ha becado para ir a cuantas clases quiera, las chicas se lo rifan!! Jajajaaa… está feliz!! (Coño!! En Irak, si pones tu mano sobre el hombro de una chica te las tienes que ver con sus familiares armados). Antes de ayer en clase de tango le dio un dolor de muelas insoportable, no podía casi hablar. Fue comentarlo en clase, y al momento saltó un chica que había allí: Pues este de aquí es un dentista de puta madre; y el dentista: Claro, que venga mañana mismo! Le ha salvado la muela, fuera el dolor. Y todo sin lástima ni caridad, Abdel simplemente necesita apoyo, y lo está recibiendo en un trato de tú a tú. Esto funciona.

Se han cerrado las fronteras, han brotado por todas partes agrupaciones y partidos xenófobos, lo de Turquía y el impresentable de Erdogan… y sin embargo, lo que veo a mi alrededor es esperanzador y positivo. Y estoy obligado a admitirlo.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.