La livri, la razón por la que toco el clave