Rata

Abdel ya tiene casa! Y es mejor que la mía, será hijo de puta. Su profesora de Alemán ha hecho de garante y le ha conseguido la que va a ser la primera casa de su vida. Esto es la hostia. Bravo. Hace tres días me invitó a dormir con él. Fue precioso. Pero el atentado de Bagdad (250 muertos) acababa de suceder y andaba triste. Abdel me contaba que había hablado con algunos de sus amigos y familia… siempre hablan tras un atentado… es decir, cada semana… nosequién había muerto, éste y aquel otro estaban heridos. Hablábamos de la vida y la muerte cuando, al cruzar la calle, una enorme y hermosa rata que ya habíamos visto (y celebrado) fue atropellada por una bici justo tras nosotros. Salió despedida y cayó a escasos dos metros, sobre la acera. El animal se retorcía, su cuerpo, espasmos. Agarré mi cara estrujándola angustiado. Pensé que tenía que matarla, le pregunté a Abdel si él tenía facilidad en matar animales. Que no, que yo no, me dijo. Se quedó igual que yo. Angustiado e inmóvil. De hecho él huyó de Irak cuando le quisieron reclutar a la fuerza para matar a los pedazos de hijos de la gran puta del daesh. Así que nada de matar. Soy un refugiado, tío. De repente los movimientos cesaron, y su enorme y hermoso cuerpo se relajó y dejó de luchar. Abdel dijo que era una señal. Yo le dije que no era una señal, que era una rata; una rata preciosa. Que le jodan al Islam, me dijo. Tiene razón, el islam es una mierda. Reniega de la ciencia y trata a la mujer como a una rata, una rata preciosa. A la mierda el islam. A la mierda las bicis.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.