Ferlosio y la Dexedrina spansule

FERLOSIO: …He escrito mucho. Tengo los armarios llenos de carpetas y de libretas.

ESPADA: No has hecho más que escribir.

FERLOSIO: Sí, gracias a las anfetaminas. Las jornadas…

ESPADA: Las jornadas.

FERLOSIO: Dos días y dos noches escribiendo sin parar. De pronto me daba cuenta de que se me clavaba una cosa de la silla, el comienzo de la pata en la nalga. ¡Tengo que cambiar de postura, tengo que cambiar de postura! Pero no podía moverme. Sólo escribir. En fin, era la época triunfante de las anfetaminas y de la mejor, la Dexedrina spansule, que era norteamericana.

ESPADA: ¿Sólo escribías gramática con las anfetaminas?

FERLOSIO: Sobre todo. Pero también otra cosa. Sin anfetaminas he escrito poco yo.

ESPADA: ¿El Jarama? ¡Ya ves que insisto en el tema tabú!

FERLOSIO: El Jarama es anterior a la buena y sistemática administración anfetamínica.

ESPADA: ¿Y luego?

FERLOSIO: He seguido escribiendo igual con anfetaminas. Con otros productos menores. Tomando unas cosas que más o menos son adelgazantes de señoras.

ESPADA: O sea que todo lo has escrito con anfetaminas.

FERLOSIO: Muy poco sin, la verdad.

ESPADA: ¿Cómo te ponía la cabeza?

FERLOSIO: Metida ahí.

ESPADA: En el asunto.

FERLOSIO: Ahí. Imbuido. Sin salir. Preso. La anfetamina ha sido una necesidad de la pereza.

ESPADA: Uf. Menos mal.

FERLOSIO: No sé.

http://www.elmundo.es/cultura/2016/07/31/579cdd4c468aeb351f8b4660.html

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.