Mi Mau

Si no fuera por mi Mau, estaría desquiciado. Ella me da el cariño que yo mismo me niego, y me brinda el acurrucamiento que me libra del espanto y la asfixia. No fuimos capaces de encajar en la relación formal “chico-chica” a que nos obligaba la vida, pero hemos ido inventando nuestra propia forma, quedándonos solo con lo bueno, y sin permitir que lo malo pesara más que un sombrero, el cual, por cortesía, nos quitamos siempre que nos vemos. Te quiero compañera!