Fin de ciclo 

Esto se está acabando, lo noto. Suelo pasar épocas de unos 6 u 8 años metido a saco en algo, estudiándolo y experimentándolo. Lo hice con la danza. Cuando descubrí el violonchelo. Cuando fui actor. Cuando tuve mi propia compañía. Y lo he hecho ahora desarrollando un proyecto musical. Pero pasado este tiempo todo se agota, pierde el amor primigenio, y empieza a convertirse en una costumbre o un refugio, aquello que se supone que “soy” y que me da de comer y un lugar en el mundo y un entorno y un contexto. Entonces tengo que irme, me asfixia,, no puedo continuar si no siento la bestia dentro que me come y me lleva. Pero siempre me quedo con lo más valioso y lo llevo conmigo, y vuelvo a buscar algo que me haga perder el aliento, buscar… Pero la vida se va agotando a su vez, cuantos ciclos me quedan? Dos? Tres a lo sumo? He conseguido sacar adelante un proyecto musical. Con dos cojones. Pero noto que se está agotando, y ya son casi 6 años tocando en la calle, ya no aguanto más ese castigo. Es hora de pasar página e ir a lo próximo. No me importaría ser profesor de tango. Qué cojones estoy diciendo? Que no me importaría…. Ya sé. Lo he escrito antes. Boludoooooooooo!!!! …Lo que me faltaba por oír. Profesor de tango. Gilipollas, pero si aún estás aprendiendo a andar!!!! En fins.

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.