Esta mañana mi madre mandó su típico whatsup de buenos días al grupo de la family, con foto de amanecer incluido. Esta fue mi respuesta:
“Aún es noche cerrada en mis adentros. Pues ella no está a mi lado, y una niebla pesada como el plomo se posa en mis sentidos, confundiendo vida y muerte, sueño y realidad, perro y gato.” 
En mi familia ya están acostumbrados a que les joda el chat. Luego me he ido al mar y he escrito lo siguiente:
Acaricio la piel del mar con mis huellas dactilares, y con mis glándulas lacrimales rompo sus huesos. Partir los huesos del mar con el lacrimal. Mi imaginación es una bandada de pájaros, que caen abatidos nada más levantar su vuelo, uno tras otro, por la escopeta de postas que es tu ausencia. Tu presencia era una sombra que me guarnecía del sol mortal que es tu falta. En este juego de tener el corazón del otro para hacerlo añicos, quizá se sufra más por no poder hacer pedazos el corazón amado, que por el hecho de que el propio esté partido en ocho. Quiero hacer pedazos tu corazón mi amor, para repartir sus trozos entre todas las partes de mí que lo necesitan. Tu ausencia es un sol, que me pone guapo para cuando te vea pedazo de puta estrella enana. Porque sé que te veré pronto, y quiero estar guapo y bien destrozado para nuestro encuentro. Una pareja tumbada al lado me lanza sonrisitas desde su toalla doble, como si quisieran hacer un trío o algo así. Pero yo estoy ocupado disfrutando con mi sufrimiento, puedo escribirlo! Atrás quedaron los días mudos en que temblaba, cuando el caballo del miedo trotaba sobre mi cama y mi cuerpo en duerme vela, pisoteado por sus cascotes, era incapaz de articular palabra o gesto alguno, revolcándose entre sus heces y relinchos: temblaba yo como un niño. 
Someto a mis sentidos a tu recuerdo, embotándolos con imágenes, audios, antiguos mails, recuerdos en alta definición. Lo hago sin darme cuenta, como un adolescente que bebe y bebe alcohol en un alarde de madurez imaginada, y luego, claro, mi personita al completo cae en coma etílico con tu recuerdo, y no puedo apenas … respirar. Cómo era la palabra que lo definía todo?? No la recuerdo ahora…

Ah si!: Joder. 
Me voy a poner el final de la tercera de Mahler para machacarme un poco.

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.