Welcome to Europe

Abdel es mi refugiado. Han intentado quitármelo varias veces, pero él siempre me reivindica a mí como su guía y salvador en el primer mundo. Es mío! Yo le adopté primero!! Yo le guié en sus primeros pasos con las chicas, con los Alemanes, con el tango. Él certifica lo buena persona que soy, la calidad de mi moral y mi compromiso para con mis semejantes y no sólo con los animales y las plantas. Welcome to Europe!! :)

 
Abdel es el puto amo. Hace ahora un año que llegó a Alemania, nos conocimos en la escuela de tango, donde –como iniciativa privada– ponían cada noche 30 camas para que pudieran resguardarse del frío y sentirse bienvenidos. Abdel no sabe nadar, pero se metió en una barcaza para huir de la mierda de guerra y de futuro que le esperaba en su país. Cuando nos conocimos no sabía a penas inglés, no tenía nada, no conocía a nadie. Hoy tiene una casita maravillosa para él solo en Berlín. Se defiende en Alemán e Inglés, está tocando en una orquesta, estrena una pieza teatral con una compañía de puta madre que le paga como a un profesional, tiene un montón de gente que le adoramos y acompañamos. Recibe apoyo del gobierno Alemán para salir adelante. Hace poco incluso, fue él quien acogió a una compañera de tango que se quedó tirada sin piso. Guardó todas sus pertenencias, le dejó su habitación hasta que ella se apañó. Fue precioso. Es un tío precioso. Ser precioso tiene su recompensa. Lo dije aquí, y lo vuelvo a decir: a pesar de la asquerosa actitud y reacción de Europa para con los refugiados, hay cosas que han funcionado y que han ido bien. Mi querido hermano musulman, tú nos haces mejores; nos pones frente a un espejo que nos muestra qué disoluta y pretenciosa es nuestra vida de europeos primermundistas de pacotilla. Gracias por tu valor y tu belleza y tu amistad. 

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.