Mi primera Milonga en Madrid!

El domingo fui a bailar mi primera milonga en Madrid. Hubo uno de los bailes, que fue brutal. Dedicaron la tanda (el tango se baila por “tandas” de 4 ó 5 piezas musicales) a una tanguera que acababa de morir. Joder. Bailemos por ella! La tanda fue de la orquesta de Miguel Caló con Raul Iriarte al cante. Vi una chica a lo lejos, y crucé toda la pista. Sin respetar los códigos del tango le pedí directamente bailar. Aceptó. No cruzamos ni una sola palabra, tan solo una mirada después de cada tango. Normalmente te presentas y dices cómo te llamas, pero no lo hicimos. Su abrazo era brutal y honesto, mucho mejor que un conjunto de letras formando un nombre de chica. Al finalizar cada tango nos abrazábamos más fuerte aún, destrozando el pudor y cagándonos en las reglas de decoro e higiene que rigen entre dos desconocidos; el tango es la hostia. Es una bomba. Un fatal accidente de coche del que sales ileso.

Luego, haciendo caso a mi Jelena, saqué a bailar a una señora de unos 65 años. Es cruel cómo se pasan ahí sentadas 2 horas sin que nadie las saque a bailar. Fue precioso, y la felicidad de ella fue la mía.

Es jodido venir de Berlin, allí todo es a lo grande… suelos de madera, salas de baile preciosas con los techos altos, abren hasta las 3 ó 4 de la mañana, la gente baila como dios, sonidazo… Fui a la que se supone es la mejor milonga de aquí, “El Tropezón”, y hay que conformarse con el salón de actos del Centro Gallego y su suelo de baldosa. Cierran a las 00:30h, el sonido es duro hasta hacer daño al oído… pero el ambiente y la música son cojonudos… y la gente baila de maravilla. Me gustó ver esa mezcla entre los viejos carcas y los modernetes tangeros. Tuve un altercado con un señor, según él me había sentado dándole la espalda a su mujer, y eso era inadmisible. Me hizo disculparme a voces… casi le reto a un duelo de pistolas con testigos. Hoy voy a otra milonga… son 80 kilómetros de ida y 80 vuelta desde casa de mi vieja… Pero bien merecen la pena de ser recorridos, en busca de ese abrazo que nos salve y nos redima y nos consuele y nos despierte y nos achuche y nos devuelva la humanidad.

Ahí va una tanda Caló/Iriarte … con uno de mis tangos favoritos y ese brutal comienzo … “He queriiiiiido borraaaaaarte de mi vida, y en cada pensamiento, te encuentro cada díaaaaa…”

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.