Ser músico

La semana pasada toqué en Berlin con Stegreiforchester en el Konzerthaus y en una pedazo iglesia frente a un millar de personas. Nunca pensé que llegaría a tocar el violonchelo de verdad. Así de claro. Ni en sueños. En la orquesta doblo a todos en edad, y ellos me doblan x 10 a mí en conocimientos musicales y destreza… pero aún así me siento uno más y han confiado en mí. Jajajaja!!! Cuando me estaba aprendiendo esta sinfonía de Schubert con ellos, pensé que jamás de los jamases lo podría hacer!! … Qué hostia más grande para mi inseguridad gigante, y para mi falta de talento. Qué hostia más rica y más bien dada. Joder! Recuerdo el día que conocí al director tocando bajo el puto puente de Kotti, y vino a mí con toda su ilusión y cariño para invitarme a trabajar con él. Esas cosas solo pasan en Berlín. Gracias Juri por confiar en mí!!! Gracias puto Berlín!!!!

Anuncios