3

El otro día, a mitad de concierto, se me partió una cuerda, así que tuve que seguir tocando con solo 3 cuerdas! Como un perro con tres patas que intenta hacer vida normal; es más fácil hacer pipí.

Gracias a toda la gente de la Nave Indeleble! Qué gustazo, qué sonidazo, qué de cariño y buen hacer… todos los años toco allí, y siempre me quedo relleno. Un placer.