Autoalluda 1

Rilke dijo: “Hay que aprender a morir. En eso consiste la vida, en preparar con tiempo la obra maestra de una muerte noble y suprema, una muerte en la que el azar no tome parte, una muerte consumada, feliz y entusiasta…”

Pero entre medias hay que aprender a vivir… Seguiré teniendo a Bach como guía espiritual y a estos cabronazos como consejeros de alcoba, pero necesito herramientas prácticas para no ser tan vulnerable.

El libro éste de mi hermano me está dando un montón de herramientas. Siempre he trabajado y vivido de mis pasiones y de mis obsesiones, pero tengo que aprender a parar el caballo de vez en cuando, porque sino me va a desnucar.

——
1
Hay que centrarse en el aquí y ahora. Los pensamientos –el pensamiento compulsivo– son un bicho, una enfermedad. La cabeza no puede vivir en el presente, por eso nos ata al pasado (los traumas, lo que podía haber sido, lo que hice o dejé de hacer) y al futuro (las preocupaciones, los miedos, las inseguridades…) Pero ambos –pasado y futuro– son una invención de la cabeza; solo existe el presente. La cabeza hace que nos identifiquemos con ella, y creamos que somos nuestros pensamientos y las emociones que generan, pero la cabeza es solo una herramienta, una parte pequeña. Nosotros somos algo mucho más grande y más profundo. Y hay que parar la cabeza y conectar con eso que realmente somos.

Para detenerla hay que observar ese runrún desde fuera; sin juzgar, sin criticar, sin luchar contra ello, rendirse y centrarse en el momento presente. Entonces quitamos fuerza a toda esa neurosis toxica de los huevos. Simplemente observandola y cobrando conciencia “del que observa”, ese somos.

Para lo cual no está nada mal realizar las tareas que hagamos, no como un medio para conseguir algo, sino como un fin en sí mismas: limpio mi baño, no para que huela bien porque estaba hecho un asco, sino para conectar con el presente y joder a mi cabeza. :D
—–

Eso para la parte de aprender a vivir, para la de aprender a morir me estoy estudiando el preludio en Do# mayor BWV 872 de Bach. Mi verdadero y gran amor.

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en Autoalluda. Guarda el enlace permanente.