Qué fácil ha sido olvidarte;
no olías a nada

Si hubieras olido a lavanda
cada vez que voy al campo
o al entrar en las ecotiendas
me hubiera asaltado tu recuerdo
como un ladrón o un amigo al que se debe dinero

Si hubieras olido mal
no te habría podido olvidar
Si hubieras olido bien
no te hubiera querido olvidar

Pero ni bien ni mal, simplemente no olías a nada!
Qué fácil ha sido olvidarte

Si hubieras olido a Vernel, o a Nenuco, o Chispas o a desodorante
No sería yo tan libre, ni estaría tan bien ni tan campante

Si hubieras olido a una fragancia vulgar
te hubiera recordado cada día
al cruzarme con todas las que la llevan
en la calle, en el metro, en los supermercados o en el infierno

Si hubieras olido como oliste aquella única vez
te hubiera recordado sin cesar
y mi dolor nunca se hubiera transformado en dicha
ni en aire mi asfixia

Si hubieras olido a pólvora
te hubiera recordado tras cada explosión
tras cada guerra o cada celebración
tras los fusilamientos y después los juegos de niños en navidad

Si hubieras olido a naftalina
cómo hubieran huido las polillas!
y yo con ellas
de las habitaciones cerradas y de la ropa

Si hubieras olido a sudor
te hubiera recordado en el gimnasio
y en el trajín físico de otros amores

Si hubieras olido a ti
te hubiera recordado cada vez que me faltas
cada vez que alargando mi mano
como en el sueño del otro día
para acariciar tu perfil
me topaba con tu presencia fantasmal

Pero no olías a nada
Qué fácil ha sido olvidarte
para empezar a buscarte de nuevo
en otras mujeres
en otro miedo

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.