Pizzahut y el camino a la dicha

En todo lo que leo, en la mayoría del cine que veo, en las conversaciones que mantengo, viendo a la gente a mi alrededor (con la excepción de mi madre)… todo viene a decir que la felicidad es inasible y que el mundo está lleno de dificultades y de dolor. Mi Angélica añade que los que somos felices somos unos imbéciles y unos inconscientes. Y cómo llamo yo a esto entonces? A este estado que tantos años y esfuerzo me ha costado? Y no se puede decir que haya llegado aquí a través de la inconsciencia! Llegar aquí me ha costado un sufrimiento de tres pares de cojones. Pero esto es dicha, con todo su dolor y toda su crudeza. Dicha pura. Estar aquí totalmente solo durante estos días, escuchando cientocincuenta veces la adaptación para piano de la tocata BWV 538.

A mi siempre me ha atraído la estética de la infelicidad, mi vanidad ha disfrutado como una cerda el dolor y la desdicha, me he identificado siempre con un personaje atormentado y autosuficiente.. a pesar de ello, llevo aquí días encerrado y no encuentro que pueda haber un estado más pleno de felicidad que esto, ni siquiera echo de menos una pivita. Y entonces? porqué pierdo el tiempo escribiéndolo? Qué mierdas significa este blog?? me la pela, es parte de las cosas que me hacen feliz; imaginar que hay alguien ahí afuera que le importa mi lucha y mi trabajo y mi proceso y mis fracasos y mis victorias. Voy a seguir, voy a seguir resistiendo (ya estamos otra vez con la épica de los cojones) y voy a conseguirlo. Voy a volver, voy a volver!! Después de casi 7 años calladito centrado en la música… se acabó!! Ya estoy listo. Se acabó mi puta penitencia por las calles de Berlín recogiendo monedas de los transeúntes. Vamos a volver a darnos valor y conquistar el lugar que nos merecemos. Que voy a cumplir 41 años, coño!! Con mi Mau a mi lado!!! Vamos que nos vamos

y viva Bach, coño, viva Bach. Si no fuera por él, nunca hubiera entendido de qué va esto, y seguiría repartiendo pizza en el Pizzahut. A ese cabrón le debo todo lo que soy.

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pizzahut y el camino a la dicha

  1. Roberto dijo:

    Te vengo siguiendo desde hace años pero nunca he intervenido. Aprecio tu estoicismo en la búsqueda de ti mismo.
    No encontrarás La Paz mental sino en el ZAZEN. Lo demás son ejercicios de autoaYuda( con y griega) que harán a tu mente un poco más hábil. Pero el fundamento de la existencia se basa en el sufrimiento y eso solo cesa cuando cesa la cadena de deseos. Esto es otro mundo interesante pero del que resulta improductivo hablar. ZAZEN solo es experiencia.
    Por otro lado resulta muy interesante seguirte en tus luchas, y solo quiero darte las gracias porque resultas estimulante, en tus aportaciones musicales sobre otros autores y sobre tu propia evolución.
    Me alegro de todos tus logros.

Los comentarios están cerrados.