Autoalluda 2

Sigo con la autoayuda. Ahora ojeando a todos éstos filosofers, que en el fondo dicen lo mismo que los libros de autoayuda, pero de forma complicada. Heigdegger lo definía así: hemos olvidado que estamos vivos. No estamos en verdadero contacto con el misterio de la vida. Unicamente en momentos señalados; por una enfermedad, o estando solos en el campo (o escuchando la misma pieza de Bach tropecientas veces) …muy raramente sentimos “da sein” lo que se es, el ser. Solo cuando al fin conectamos con nosotros mismos, sentimos pertenecer a algo más grande que nosotros. Bingo. También dice que hemos olvidado que estamos conectados a todo, y tratamos las cosas como un medio para algo, y no como fines en sí mismas. Hay un ser común, una unidad con todo. Hay que conectar con eso. Lo mismo que el librete de autoayuda de mi hermano.

Somos libres, y nos debemos a nosotros mismos, no a la cháchara o a lo que los otros piensen de nosotros! Pero Sartre dice que el infierno es la mirada del otro:  “el infierno son los otros”, y su Jean Genet insiste en que un infranqueable abismo separa la certidumbre subjetiva de nosotros mismos y la verdad objetiva que somos para otros (y digo yo, cómo coño vamos a ser una realidad objetiva para la subjetividad infernal de los otros). Y luego he visto esto en un foro también:

sartre mirada.jpg

Y sigue Sartre, que como estamos condenados a la libertad, somos completamente responsables de nuestros actos. Tenemos que ser responsables de los mismos, y crear nuestra propia ética, sin servir a un sistema de creencias externo a nosotros. Kierkegaard decía que lo más importante para un individuo es encontrar su propia vocación. Bravo! “…encontrar la idea por la uno que pueda vivir o morir.” Yo a edad muy temprana encontré la idea por la que matar a otros. Es el peligro de escoger uno su propio camino sin ayuda de normas externas o criterios universales u objetivos. Por suerte encontré rápido la idea por la que morir, y sustituí la idea por la que merecía la pena matar por otra por la que merecía la pena morir. Todo para encontrar un sentido a la vida, claro.

Por otro lado, querido Roberto, si dejara de tener conflictos y de sufrir por completo, a qué coño me iba a dedicar? Quiero decir, mi trabajo se nutre de ellos! Pero sí, tengo que aprender a meditar. Aunque creo que encontré hace mucho mi forma de meditar y de conectar con la esencia de lo que soy, para dejar de pensar en matar a otros o en matarme por idea alguna. Se le supone a Bach un afán desmedido por conectar con dios, pero yo creo que su música trata sobretodo lo humano; lo demasiado humano. Invención nº2 en do menor:

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.