Moviendo el culo

Ayer escribí a Rodrigo García, ahora director del Centro Dramático Nacional de Montpellier (al que cambió el nombre por “humain trop humain”, el “humano, demasiado humano” de Nietzche). Es grande el cabrón, todos hemos aprendido de él… aunque trata a sus actores como animales, y a los animales como a actores de Rodrigo García. Le conocí la primera vez que salí a un escenario, allá por 1996 en el teatro Pradillo de Madrid,  yo hacía “Esto no es mi cuerpo” con Olga Mesa (como no: en pelotas tocando el violonchelo). Quizá es hora de trabajar desde otro sitio, de dejarse apoyar, de creer en mi trabajo y dejar de boicotearme, hora de renunciar a la precariedad como signo de identidad y como motor de rabia. Hola Rodrigo, soy David voy a producir obra nueva, y me preguntaba si hacéis co-produciones… No sabía si contestaría… Pues a las pocas horas, y más majo que la hostia. Así da gusto. Pero deja su cargo para volver a centrarse en su compañía. Zu spät! :(

Vuelvo a sentir aquella energía bruta que me llevó sin parar arriba y abajo tiempo atrás. Estoy vigilante para no cometer los mismos errores. Espero que estos seis años en la calle me hayan roto la maldita rabia, y pueda al fin trabajar desde el corazón, y no desde la tripa. Vamos a mover el culo para poner esto en marcha. Con todo el amor, con todo el culo.

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.