Estaba en casa tan tranquilo. Cené algo. Pensaba en irme a dormir. Pero y si fuera la última noche que bailo tango? Quiero decir… uno nunca sabe. Y estoy en Berlín, la puta ciudad del tango. Así que me he cogido mis zapatos, y a pesar de la lluvia y de la modorra, me he decidido y me voy  a la milonga más bonita de todas. A ver qué va a pasar aquí. 

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.