Esto es enfermizo,

me para la Polizei por no llevar luz en la bici. 4 am, tampoco llevo documentación. Así que me preguntan, y les digo que vengo de bailar tango. Ponen cara de póker, y me dice que claro, que a estas horas de bailar tango tu tía. Entonces le he tenido que enseñar mis zapatos de baile. Y me han dejado ir.

Vengo ver morir estrellas y de ver cómo nacen otras señor guardia, de robarle minutos a la muerte y de dar esquinazo a la locura y la soledad. He disfrazado mi ansiedad de bailarín, y le he asfixiado en el pecho de mi compañera, abrazándola incluso cuando la música ya había parado. Ella y yo hemos tenido una conversación sobre todo esto, y hemos pensado que tenemos que relajarnos un poco, sabe? Es como una enfernedad. Y yo no llevo bien que baile con otros, cada minuto que no bailo con ella, es un minuto que la muerte me roba. Se lo he dicho tal cual pero formulado al revés:”Cada minuto que bailo contigo es un minuto que le le robo a la muerte”, y le ha debido de parecer bien, porque no ha dicho nada. No sé cómo me aguanta estás cosas. Ah sí! Por la enfermedad. Ella también la tiene. Pero cuando le he gastado la broma machista esa… entonces le ha cambiado la cara. Sabe agente? Yo soy machista, fascista y racista. Quiero decir… no lo reivindico, ni lo defiendo ni mucho menos estoy orgulloso de ello. Pero así es la sociedad en la que me he criado, y no voy a negarlo o a disimular. He tratado de educarme y convatirlo leyendo, con el teatro también, y sobretodo con la música. Esa ha sido mi mejor escuela para ser mejor persona, para dejar de ser un mierda. Ah, también llevo un asesino dentro, lo sé desde que soy pequeño, pero eso mejor no se lo cuento a usted, por su profesión más que nada. El caso es que de vez en cuando doy voz a estas partes de mi, en medio de una reunión, o de un baile, …por eso que siempre he sido un poco asocial … normalmente esas cosas no se dicen … se piensan, se sienten, incluso se hacen, pero decirlas no. Y yo soy un bocazas que no vea señor polizei, menuda lié las navidades de hace dos años en mi país… soy lo peor. Lo admito. He intentado recluirme en soledad, pero a veces se me escapo. El tango es un escape, entiende? Una forma de salir de mi y relacionarme con el mundo, especialmente con el mundo de las mujeres, a las que adoro (sobretodo si son jóvenes, bellas, inteligentes y bailan como dios). Pero ya le estoy contando demasiadas cosas, que luego vienen los de los periódicos y años después recortan cosas de aquí y allí y parece uno un lunático. Y yo soy solo un enfermo: ya sabe usted que no le miento; ha visto usted mis zapatos de tango. No le entretengo más. Por cierto, sabe usted bailar a D’Arienzo?? Difícil de cojones, Oder?

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.