Destrozado

Casi las 5 am y aún viendo vídeos de gatos en youtube. Ayer fui a Madrid a una reunión con el director de un importante centro cultural. Se suponía que ya estaba todo claro. Iba a ser mi vuelta a Madrid. La oportunidad de ser apoyado y hacer un trabajo en condiciones en mi ciudad. Por vez primera en mi carrera parecía que las cosas iban a ir a favor por parte de las instituciones. Pero fue llegar allí y encontrarme con el muro de siempre. De lo que me dijo hace dos meses no quedaba nada. Una hora y veinte de reunión durísimas. Pensé que él confiaría en mí. Que solo este señor tendría los cojones de apoyarme. Pero ni si quiera él. Claro, me pide un proyecto. Que qué voy a hacer y sobre qué quiero trabajar (en el 2019!). A ver: yo no soy un artista, ni soy un intelectual, ni tengo un discurso o un desarrollo teórico sobre mi trabajo. Yo estoy aquí por error, por manía, por troll, por desgracia. Soy un puto virus para el organismo que habito. Y se supone que tú estás preparado y tienes la información como para saber que la cultura no solo se produce con carnet, encajando en el contexto y estando en sintonía… también yo produzco cultura, a pesar mío, a pesar vuestro. 

La enfermedad es necesaria en todo organismo. La cultura necesita enfermar, ponerse malita, tener fiebre y cagar blandito de vez en cuando. Hacerlo mal, cuando uno lo hace con el empeño con el que lo hago yo, tiene un valor. Hoy me has quitado las ganas de seguir, pero me veré los vídeos de gatos que haga falta y volveré a ponerme en pie. 

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.