Se me había olvidado la brutalidad de trabajo y de estrés que es sacar adelante una obra de teatro. Especialmente lidiar con las luces y toda la producción. Llevo días y días aquí encerrado, re-escribiendo toda la pieza, y re-montando vídeos y volviendo a diseñar todo el aparato tecnológico… tratando de descubrir los mecanismos ocultos de la pieza que no funcionan, darle un vuelco, sacar lo mejor de mí y lo peor. Hacer que esta pieza arranque y ruja! He puesto aquí todo lo que tengo! Sufro. Es cierto. Pero aquí en Madrid estoy con mi familia, puedo encerrarme y me echan la bandeja con comida por debajo de la puerta. Es una situación privilegiada. Aislado en la sierra de todo y de todos. Aún me quedan fuerzas para luchar, pero mi cabeza ya no da más. Queda una semana, y aún una montaña de cosas que terminar!

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.