No te lo mando, me aguanto.

Días y días aquí metido luchando y currando full time, a veces flipando y otras cagado… y ni uno solo, ánimo! o cómo va todo? o ganas de ir! o algún tipo de mensaje que exprese emoción o empatía de tu parte. Y te juro que lo necesito. Lo necesito como el agua. Pero no cae ni gota y me muero. Son solo dos palabras. Un mensajito de dos palabras. un tú puedes!  o dale caña o cualquier cosilla. Puede ser que ahora mismo no estés en absoluto conectada con lo nuestro, y no pasa nada, tienes que estar donde estás a full. Y yo estoy contigo. Pero lo necesito nena. Necesito una gota, aunque sea una gotita de cariño, algo que no me haga sentirme tan solo. Una palabra… Tu voz y tu ánimo los necesito tanto. Solo una palabra. No dos. Una! Aunque sea una palabrita bonita que me haga sentir especial y que estás a mi lado. No tienes porqué quererme o amarme para algo así. Simplemente como compañero de este viaje. Para mí esto que estamos haciendo es tan especial y tan precioso, y lo estoy preparando con tanto esfuerzo y tanto amor… y en cada mensaje tuyo busco como un perro busca en la basura un maldito hueso, algo con lo que alimentar mi confianza… pero no hay nada para mí. A penas un “Tú bien?” en una semana. Ante el desprecio o el insulto uno puede protegerse y cerrarse … pero ante la ausencia de aquello que uno necesita o cree merecer, no hay protección que valga. Qué tortura. Cómo se hace con estas cosas? Cómo se expresan o se piden para no hacer daño al otro o hacerle sentirse atacado…? Además de que tengo que velar por crear un ambiente de trabajo… Uf… Ya no puedo aguantar más. Duro de cojones. No lo entiendo.

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.