Cosa buena


Recién estrenamos en el Konzerthaus Berlin. Fue brutal estar en ese espacio mítico para la música clásica lleno hasta los topes, compartiendo esta experiencia con otras treinta personas. Ser parte de algo, solo una parte, pero sentir el todo como propio. Stegreif Orchester lo está petando. 
Cada vez nos va mejor y se hacen mejor las cosas. Qué puto honor estar en esto con la muchachada. Quién me iba a decir a mi que estaría tocando en una orquesta Alemana con monstruos de veintipocos años… No sé solfeo, no sé Alemán … y soy un viejoven! Jajajajja … pero es el proyecto en el que mejor me he sentido. Aquí he aprendido a ser parte de un grupo. Mi ego aquejado de gigantismo se mantiene dulcemente al margen. 

Esta noche nos hemos cruzado Alemania en bus. Mover a treinta y cinco personas cuesta una pasta, y lo hacen todo ellos! Chapó. Así que ha tocado ahorrar en hotel. Culo duele. Y ahora a compartir habitación con cuatro. Pero me sorprendo … lo llevo bien. Me adapto. Lo disfruto. 
Me siento pleno y feliz. A veces las cosas nos cuestan años y años hasta que empiezan a funcionar. Lo dejé todo y me vine a Alemania para ser músico, y lo estoy consiguiendo joder. Esto es bonito de cojones. Larga vida a Stegreif!!

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.