Viaje

Cuando se crea un espectáculo, se hace largo un viaje. Quizá ese viaje se hace hacia un texto, o hacia un tema, o para investigar un concepto o contar una historia. Viajamos allí donde pocos han ido para traer algo único a aquellos que nos esperan, al espectador. Buscamos financiación, compañeros de aventuras y sufrimientos, vivimos decepciones y también momentos impagables, nos dejamos la piel… pero en ocasiones, tras meses o años de viaje, llegamos a aquel paraje en el que esperábamos encontrar algo precioso con lo que volver, y no hay nada, o no somos capaces de encontrarlo, y volvemos con las manos vacías… Entonces hay dos opciones; una es dar gato por liebre, coger lo que sea que encontremos —aunque no sea de valor—, y hacer lo que se tenía pensado hacer —aunque ya no tenga sentido hacerlo—. La otra opción es asumir, aceptar y dejar ver que se fracasó, y hacer del infructuoso viaje y la descripción del mismo (no la explicación) el sujeto de nuestro trabajo. Es la única opción que nos queda aquellos que no tenemos talento y que volvemos magullados y con las manos vacías de cada viaje.

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.