He empezado a fumar de nuevo, pero ayer tiré el tabaco por la ventana. El amor se nos resiste. Otra vez mendigandolo como un Cuasimodo. El acto sexual, con su dosis de violencia y animalidad, nos proporciona al género masculino la dosis de cariño y ternura que ansiamos, y que no podemos extraer de un simple abrazo, una caricia o una conversación. El cariño como una piedra preciosa que solo puede producirse en condiciones terribles. El sexo calma al asesino que llevo dentro (al que quiere matar, y al que quiere matarme), el sexo me convierte al dictador en un niño agradecido. El sexo me dijo que no me preocupara, que todo iba a ir bien. Y descansé y celebré la vida (cuando lo hubo). 

Me fumaba ahora mismo un cigarro maravilloso. Pero lo tiré por la ventana. Joder con las ventanas. 

Anuncios

Acerca de david fernández

Bwv 582
Esta entrada fue publicada en mi casa. Guarda el enlace permanente.